lo que sucede por chatear…

H (HOMBRE)           M (MUJER)
  M. – Hola,
  H. – He estado todo el día pensando en ti.
  M – Yo también,
  H. – Hace mucho que no lo pasaba tan bien:
  M.- Quiero conocerte en persona.
  H – A mí también me gustaría, pero los dos estamos casados. Va a ser difícil…
  M – Lo digo en serio, tienes que hacer algo. Estoy enamorada de ti, y tú?
  H – Creo que también.
  M – Dime que me amas.
  H – Estoy perdido de amor por ti. Me has embrujado. Ya no sé ni dónde tengo la cabeza; si arriba o abajo.
  M – ¡Ja, ja, ja…! Me encanta que me digas esas cosas. Mi marido no tiene sentido del humor.
  H – Que pendejo tu marido, no sabe lo que tiene en casa A mi me pasa lo mismo con mi mujer, es muy fría
  M – Quiero verte,me excito mucho contigo ¿puedes hoy a las 4?
  H – A esa hora estoy trabajando.
  M – ¿No puedes salir, alegando motivos de trabajo?
  H – a penas, me dejan salir al baño.
  M – ¡Ja, ja, ja…! Pues, dices que te sientes indispuesto.
  H – No puedo. Tiene que ser cuando salga a las seis.
  M – A las siete llega mi marido, y ya no puedo.
  H – Dile que vas a visitar a una amiga.
  M – ¿Y qué me harías si nos vemos?.
  H – Te tengo tantas ganas, que te comería entera.
  M – ¡Mmmmmmmmm! Me gusta. Te quiero mucho. Te deseo tanto…
  H – Desde que te conocí no pienso sino en tenerte entre mis brazos, y hacerte…
  M – ¿Hacerme qué?…
  H – ¡El amor!…
  M – ¡Lo estoy deseando!..
  H – ¡Y yo!… ¡Veámonos a las seis!
  M – ¿Tengo que ver a mis hijos
  H – ¿Cuántos tienes?
  M – Tres…
  H – Igual que yo. Déjaselos a tu marido.
  M – ¡Ja, ja, ja…! Hay que acostarlos, y…
  H – ¿Cuántos años tienen?
  M – Siete, cinco y dos.
  H – Igual que los míos.
  M – ¡Es que somos almas gemelas!
  H – Por eso mismo tenemos que vernos. ¿Dónde vives?
  M – Por el Malecón.
  H – ¡Ehhh, yo también! Somos vecinos.
  M -Si que somos almas gemelas… Trataré de que mi marido se quede con los niños.
        Aunque Luisita, la menor, está agripada.
  H – ¿Luisita? Se llama igual que la mía. El mayor se llama Javier.
  M – ¡Qué casualidad!: el mayor mío también se llama Javier…
  H – ¡Martaaa…?
  M – ¡Albeeeeerto…?
  H – ….PUTAAAAA…!!!
  M -….IMPOTENTEEEE…!!!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en chascarrillos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s